¿Qué es el turismo cultural, creativo y con sentido?

El turismo cultural, creativo y con sentido es una forma de viajar que va más allá de las vacaciones convencionales. Es una experiencia auténtica, profunda y conectada con la cultura y el entorno en el que se desarrolla. Este tipo de turismo busca promover la integración del turista con la comunidad y su cultura, a través de experiencias únicas y significativas que permitan una comprensión más profunda de la vida a través de la cultura local e impactando positivamente en el lugar visitado.

Continuar leyendo «¿Qué es el turismo cultural, creativo y con sentido?»

Paisaje con sentido: una iniciativa para la conservación y el desarrollo sostenible en el paisaje cultural cafetero.

Un paisaje cultural es un espacio que refleja la identidad cultural de un lugar. Puede incluir elementos naturales, como montañas y ríos, así como elementos construidos, como ciudades y edificios.

El paisaje cultural cafetero (PCCC) en particular, es un paisaje que refleja la identidad cultural de la región cafetera de Colombia, cuestión ya de por sí compleja de establecer. Puede incluir elementos naturales, como las montañas y los ríos de la zona, así como elementos construidos, como la arquitectura representada en las fincas cafeteras o la configuración urbana de los pueblos y asentamientos humanos. Continuar leyendo «Paisaje con sentido: una iniciativa para la conservación y el desarrollo sostenible en el paisaje cultural cafetero.»

Curso taller “Innovación y emprendimiento en la ciudad, el territorio y el paisaje”

Ciudades de residencia de los participantes en el workshop 2021

Estamos muy satisfechos con los resultados de los prototipos del curso taller internacional “Innovación y emprendimiento en la ciudad, el territorio y el paisaje”. A continuación algunos testimonios de los participantes:

«Participar en el taller de Innovación y emprendimiento en la ciudad, el territorio y el paisaje, fue una experiencia reveladora porque al compartir el desarrollo de una solución a partir de diferentes miradas se desplegó un abanico de múltiples posibilidades, desde lo individual hacia lo colectivo en un tejido en red, en busca del bien común.»
Lorena Guevara GarayParticipante en el workshop

Continuar leyendo «Curso taller “Innovación y emprendimiento en la ciudad, el territorio y el paisaje”»

Visión de futuro

Una reflexión que escribí hace un tiempo respecto a la manera en que se formulan las visiones en los planes.

Siempre he cuestionado las visiones de los planes (de desarrollo y ordenamiento),  se han convertido en el ítem mas irrelevante a cumplir, y por tanto carentes de muchos aspectos fundamentales como los que enuncio a continuación:
1. Falta de IDENTIDAD: Pueden ser aplicables a cualquier municipio o departamento, lo único que las puede diferenciar es el eslogan del político de turno. Continuar leyendo «Visión de futuro»

El propósito

Prototipo de prueba, fuente: ciudadterritoriopaisaje.org

Evolucionar y diferenciarse en la manera de hacer las cosas para lograr el beneficio del interés general sobre los intereses particulares, debería ser el propósito de una sociedad que pretende salir de una profunda crisis. Esto, implicaría comprender el alma de sus principales recursos: las personas y el territorio.

Continuar leyendo «El propósito»

El Anillo Verde, corazón del Paisaje Cultural Cafetero

Unidades de paisaje

De forma muy resumida y esquemática, el espíritu del Acuerdo 016 de 2013 es articular el PCCC al contexto actual del Municipio de Armenia y los municipios colindantes (Salento, Circasia, Calarcá, Montenegro), y buscar hacer efectivos los lineamientos y proyectos estratégicos del POT,  a través de una  «infraestructura paisajística agroproductiva y ambiental» denominada Anillo Verde del Paisaje Cultural Cafetero, el cual tendría una doble función en las áreas principal y de amortiguamiento  del PCCC dentro de los municipios participes.

Continuar leyendo «El Anillo Verde, corazón del Paisaje Cultural Cafetero»

Sobre soñar y sobrevolar el paisaje

 

www.ciudadterritoriopaisaje.org/blog

El prado verde, la colinas azules y las siluetas de los árboles recortándose contra el cielo acerado se extendían detrás del jeep negro, detrás de una gran tela enrollada que se extendía sobre la tierra.  La promesa del sol nos hizo apurar el paso y comenzar los preparativos para el viaje en globo.

Desde niña soñaba con volar. Volar despacio, sobre diferentes paisajes.  Pero nada me había preparado para la intensa emoción de sentir el cuerpo elevarse, muy lentamente, sobre el prado verde, aferrada a un canasto que se me hizo como una cáscara de nuez, cogida de la mano de mi hijo y de mi madre.

Un rato antes había preguntado, al ver un gran amasijo de tela y cuerdas extendidas sobre la tierra, cuál era el mecanismo para elevar un globo aerostático.

 

www.ciudadterritoriopaisaje.org/blog

-Física básica- me respondió Adriana.  Se impulsa aire al interior del globo y se calienta. El aire caliente pesa menos, y por eso se eleva.  El sistema se utiliza desde hace casi doscientos años… y sus principios no han cambiado desde entonces.

Sobre nuestras cabezas, cubiertas con gorras de lona gruesa, una llamarada intermitente asegura el calor necesario para mantenernos levitando a cinco mil pies de altura. Bajo nosotros, el viento mece la melena verde de los guaduales, hace temblar el vuelo de bandadas de mariposas y acaricia las alas de los halcones que planean sobre los árboles.  Los rebaños de ganado se desplazan por los pastos, los perros deambulan por las fincas, y las gentes saludan y nos observan… contemplar las formas de la vida en movimiento es una sensación embriagadora.

Globos Colombia (19)

ciudadterritoriopaisaje

Globos Colombia (33)

Vamos bajando; ahora las hojas del guadual rozan mi mano.  Amancio, el piloto, está intentando «aterrizar».  Por un momento, la gran copa verde de un árbol se acerca rápidamente hasta ocupar todo el campo visual, y pienso que nos vamos a estrellar… pero nuestro guía controla con gran destreza el movimiento del globo, de tal manera que subimos y bajamos suavemente y durante algunos minutos, hasta encontrar un espacio apropiado para detener el aerostático.  Con un golpe amortiguado, casi sordo, como dos pasos que se dan con mucha fuerza, golpeando el suelo, el barquillo-cáscara de nuez se encalla en la tierra, y nosotros recuperamos nuestra (casi olvidada) condición de gravedad.  Aún así, me siento leve; la hierba se esponja bajo mis pies al dar los primeros pasos, y la luz me parece más intensa.

Recogemos mandarinas, aspiramos el perfume de las flores de macadamia, conversamos y nos reímos. El globo ya está plegado, guardado en un bolso negro y apoyado sobre el canasto sobre el cual cabíamos, bastante justos, los tres adultos y dos niños que realizamos el viaje.

Nos despedimos con afecto de las maravillosas personas que hicieron posible una experiencia inolvidable… El viaje es ya un recuerdo, es otra vez un sueño, pero es también una felicidad casi física que vuelve a mí cuando conjuro en mi memoria la sensación liberadora y elemental de volar.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial